.

.

Cádiz. - Roce en el gobierno por la Semana Santa.

Sillas colocadas en la carrera oficial durante Semana Santa. JULIO GONZÁLEZ
No es la primera vez que ocurre, ni la primera que viene motivada por cuestiones cofrades. Los dos partidos que conforman el equipo de gobierno (Podemos y Ganar Cádiz en Común) han mostrado públicamente sus diferencias, con la Semana Santa de fondo. La puesta a disposición de un total de 80 sillas en la calle Arquitecto Acero por parte del Consejo de Hermandades para que la delegación de Asuntos Sociales las distribuya a lo largo de la Semana Santa no ha sentado bien a la concejala de Cultura, Eva Tubío.
La edil de Ganar Cádiz en Común manifestó en las redes sociales su rechazo a la medida anunciada el miércoles por el Consistorio. "Hay cosas que no comparto. En absoluto... desde un ayuntamiento", publicó Tubío. Posteriormente, insistiría en declaraciones a la cadena Ser sobre esta cuestión. "No compartimos con nuestros socios de gobierno esta medida. Nos preocupa. Apoyamos la fiesta como un acto cultural más, pero no creemos que haya que favorecer una religión por encima de otra", indicó en los micrófonos de la Ser, señalando también la idoneidad de que la carrera oficial contara con "espacio gratuitos", en lugar de "privatizar los espacios públicos en las fiestas y eventos".
Con estas palabras, la concejal de Cultura desacreditaba la actuación anunciada horas antes por el Gabinete de Prensa del Ayuntamiento, informando de una medida que ha sido posible gracias a la cesión por parte del Consejo de 80 sillas en la calle Arquitecto Acero para ser distribuidas entre quienes el Consistorio estime oportuno. Finalmente, fuentes municipales informaban ayer que las localidades serán entregadas a Afanas (veinte de ellas) y a las personas mayores (las otras 60).
Ante esta diferencia de opinión y de criterios entre Ganar Cádiz y Podemos se posicionó ayer la portavoz del segundo de los grupos municipales, Ana Fernández. "Somos dos grupos políticos diferentes y siempre hemos defendido, tanto internamente como externamente, la discusión, que nos parece muy sana. Son diferentes puntos de vista, son respetables ambos y no nos da vergüenza que se vea que tenemos diferencias", expresaba precisamente la que es concejal de Asuntos Sociales (delegación donde han ido a parar esas ochenta sillas). De hecho, explicó que esta delegación municipal ya viene haciendo esta práctica en otras celebraciones como las cabalgata de Reyes o de carnaval, o los espectáculos del Gran Teatro Falla (incluido el concurso de agrupaciones carnavalescas). "Nos parece un recurso para acercar, en este caso, una fiesta que, como sabéis, valoramos por su interés cultural y turístico", explicó Fernández.
"No hay más que una diferencia de criterios, de opiniones. Si alguien está intentando rascar otra cosa no lo va a encontrar porque, como digo, ha sido simplemente eso", quiso zanjar la concejal de Podemos, como queriendo restar importancia a este nuevo roce entre los partidos que forman el equipo de gobierno. "Servicios Sociales, en este caso, es un intermediario que está relacionado directamente con los colectivos sensibles, que en este caso ha sido los mayores. Nosotros recibimos esa oferta, igual que la recibimos de Fiestas en el caso del Carnaval. Servicios Sociales está en ese centro en el que estamos relacionados con muchas delegaciones y lo que hacemos, como digo, es conectarlo con el colectivo con el que se va a hacer el reparto", explicó.
Al margen de esta nueva diferencia conocida entre los socios de gobierno, lo que resulta llamativo es que la gestión de esa cesión de localidades en la carrera oficial para este año 2017 se ha tramitado a través de la delegación de Cultura, de la que es responsable la crítica Eva Tubío. Todas las gestiones que realiza el Consejo de Hermandades se elevan a través de esta Concejalía, que tiene atribuida entre sus competencias esa relación con las hermandades y la organización de la Semana Santa. Por tanto, es con Cultura con quien el Consejo conversa para plantear esa mejora estética en Arquitecto Acero mediante la instalación de sillas a ambos lados de la calle, y para posteriormente ofrecer la cesión (totalmente gratuita) de esas 80 localidades. Y es la propia delegación de Cultura, la que entrega esos 80 tiquets a Asuntos Sociales para su pertinente distribución.
Sorprende, por tanto, que la responsable de este área municipal salga públicamente rechazando una medida que se ha aprobado y gestionado en su propia concejalía.
Sea como sea, este incidente no ha hecho sino repetir los roces que anteriormente ya se han dado entre Ganar Cádiz y Podemos al frente del Ayuntamiento por diferencias de criterios, y por asuntos relacionados con las hermandades. Ya el pasado año, Ganar Cádiz afeó que el alcalde fuera a imponerse la medalla de la cofradía del Nazareno. Y es que la formación que lidera Martín Vila y de la que forma parte Eva Tubío ha rechazado asistir o participar de nada que guarde relación con las hermandades. Pese a que Tubío es concejal de Cultura y ese cargo lleva implícito la relación y representación municipal en esta realidad de la ciudad.
Fuente: Diario de Cádiz

Comentarios