.

.

Chiclana. - Afligidos se luce en una jornada primaveral.

Penitente con la cruz de guía de la Hermandad de Afligidos por la calle La Plaza. SONIA RAMOS


La cofradía de Penitencia de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, María Santísima de los Desconsuelos y San Juan Evangelista aprovechó un Martes Santo en el que la climatología invitaba a que el paso de esta hermandad pudiera mostrarse con todo su esplendor ante las cientos de personas que ayer acudieron a esta ineludible cita cofrade.
Y así fue porque el majestuoso paso con las imágenes de Jesús con la cruz al hombro ayudado por Simón de Cirene, la Virgen de los Desconsuelos, las Santas Mujeres y Juan Evangelista se reencontraron con toda plenitud con sus incondicionales devotos en una tarde noche propicia para desfilar por las calles del centro de la localidad.
EL CENTRO VOLVIÓ A ACOGER A CIENTOS DE PERSONAS QUE PRESENCIARON EL DESFILE
En este sentido, pocos olvidan el accidentado cortejo del pasado año cuando la procesión de Afligidos se vio sorprendida por la lluvia tres horas después de su salida de la parroquia de San Telmo y tuvo que refugiarse en la Iglesia Mayor. Fueron tres horas intensas, pero aquello ya quedó atrás y la hermandad de Afligidos se resarció ayer de ese contratiempo dándolo todo ante sus devotos y el pueblo de Chiclana.
De esta manera, sobre las siete de la tarde daba comienzo el desfile procesional con la salida de la cruz de guía desde un lateral de la parroquia de San Telmo. Instantes después ya estaban en la calle el único paso de la hermandad con casi su centenar de penitentes con túnicas negras, capas y capirotes de color azul oscuro, así como con sus 40 mujeres vestidas con mantillas, seña de identidad de esta joven cofradía chiclanera.
Además, el paso iba acompañado de los sones de la Agrupación Musical Valme, procedente de Dos Hermanas (Sevilla), que no procesionaba en la localidad en Martes Santo desde hacía tres años.
Desde la salida procesional, la gente ya trataba de buscar un sitio en la calle La Plaza y sus alrededores para ver de cerca a l Cristo de los Afligidos. Mientras tanto, el cortejo se dirigía hacia la carrera oficial donde lució todo su esplendor en el inicio de su itinerario cofrade en el que también dejó huella en distintos rincones y lugares del casco urbano chiclanero
Una vez recorrida la carrera oficial, la comitiva procesional continuó por las calles Joaquín Santos, Constitución, Plaza Jesús Nazareno y Hormaza. Tras este trayecto enfiló desde Ramón y Cajal y por distintas calles, entre ellas Obispo Rancés, hasta la Iglesia Mayor con el fin de realizar la Estación de Penitencia, uno de los enclaves en los que más brilló el cortejo, sobre todo por la carga de los 45 costaleros que portaba el paso dirigidos por el capataz Alberto Enri.
Durante su recorrido, las calles del centro volvió a registrar una extraordinaria presencia de público que iba en aumento conforme avanzaba la tarde y llegaba la noche. Así, la buena climatología invitaba a pasear y contemplar el paso de Jesús de los Afligidos que iba exornado con rosas, lirios y rosas campestres. Además, la cofradía estrenaba este año un juego de ciriales y pértiga del cuerpo de acólitos.

Fuente: Diario de Cádiz

Comentarios