.

.

Chiclana. - Bienvenida al Cristo del Amor.

El Señor del Amor en un momento de su desfile por la carretera de Fuente Amarga.


Esta vez sí pudo ser porque, al igual que Afligidos, la cofradía del Amor también sufrió las inclemencias del tiempo en su salida procesional del pasado año y tuvo que interrumpir su recorrido por la lluvia, pero con la tristeza añadida de que era la primera vez que desfilaba como hermandad.
Sin embargo, la tarde de ayer se presentó de manera inmejorable para que la cofradía con su único paso y sus 80 penitentes pudiera presumir de su título de Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús del Amor en su Sentencia, María Santísima del Dulce Nombre y San Antonio de Padua.
De esta manera, a las cinco menos cuarto, con una temperatura que rozaba los 30 grados, daba sus primeros pasos la hermandad con sede en la parroquia de San Antonio de Padua, en la barriada de Fuente Amarga. La gente, pese al calor, aguardaba en los alrededores de la iglesia para dar la bienvenida al Cristo del Amor.
El cortejo lo inició la cruz de guía acompañada de dos faroles a los que siguieron una veintena de nazarenos y otros tantos clavilleros. Los penitentes portaban el hábito con sotana y capa realizadas en tela de sarga natural color blanca y botonadura burdeos, antifaz de terciopelo, también en color burdeos, y cíngulo de seda también del mismo color.
El cuerpo de acólitos antecedía al paso de misterio que por cuarto año consecutivo venía acompañado musicalmente por la Banda de Cornetas y Tambores del Santísimo Cristo de la Caridad de la Hermandad de Santa Marta de Jerez de la Frontera. Así, el Señor del Amor se mostró ante su devotos y en especial ante su barriada de Fuente Amarga que respondió de manera masiva e incondicional a la llamada de su Cristo.
El cortejo se encaminó por la carretera de Fuente Amarga y, tras un extenso recorrido por esta zona, emprendió camino hacia la Plaza de Santo Cristo para enfilar hacia las calles del casco histórico de la ciudad, donde de manera brillante presentó sus credenciales en la carrera oficial de la calle La Plaza, momento en que este tramo y aledaños estaban repletos de público.
También merece mención, el trayecto de la hermandad por la Estación de Penitencia en la Iglesia Mayor, donde demostró su buen hacer con su cuadrilla de costaleros comandada por Juan Carlos Jiménez, cargando un paso exornado para esta ocasión por rosas y claveles rojos y lirios morados.
Para este año la imagen del Señor del Amor lució túnica de lanilla color morada realizada por su vestidor Juan Manuel Jurado. Además, la cofradía estrenó la cruz de guía realizada en madera y orfebrería plateada; la pértiga y el canasto del cuerpo de acólitos; los candelabros de guardabrisas del paso de misterio y el broche para la imagen del Cristo, si bien lo más significativo fue la incorporación de un nuevo tramo de hermanos nazarenos que acompañaban al paso.

Fuente: Diario de Cádiz.

Comentarios