.

.

El sentimiento hecho Pregón. - Chiclana de la Frontera (Cádiz)

  • Ángel Luis González protagoniza una emotiva presentación de la Semana Mayor chiclanera, una disertación cargada de vivencias y recuerdos en la que tampoco faltó la crítica al mundo cofradeFACEBOOK
 Comentarios 
El pregonero, en uno de los momentos más intensos de su intervención.                           Sonia Ramos

Sentido, vivencial y desde el corazón. Con estas palabras podría describirse el Pregón de la Semana Santa 2017 protagonizado el Domingo de Pasión sobre las tablas del Teatro Moderno por el joven cofrade chiclanero Ángel Luis González Bueno, una disertación en la que no faltaron los más íntimos sentimientos, los recuerdos de su infancia, las experiencias familiares que lo vincularon para siempre al mundo cofrade, las gratificantes y las más duras, así como una pincelada de crítica que él mismo definió como constructiva. Tampoco faltaron elementos y adornos externos como los sones de las marchas procesionales y el 'quejío' de las saetas.

Una presentación a la altura

Tras hacer un somero paso por el perfil de la persona que en el día de ayer tenía la responsabilidad de abrir las puertas a la Semana Santa chiclanera, una introducción protagonizada por el secretario del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Francisco Chaves, tomó la palabra para presentar al protagonista ayer su hermana, Ana González Bueno.
La presentadora, sin querer incidir en los aspectos más cofrades del pregonero, dibujó una breve pero exhaustiva semblanza del que minutos después tomaría la palabra para ensalzar la Semana Mayor, una descripción desde lo personal como sólo lo puede hacer quien ha compartido los momentos más importantes de la vida.
Reconocido por ella misma su escaso conocimiento cofrade, la presentadora se centró en el "pregonero hermano", en quien lo cofrade es inseparable por, entre otros motivos, haberlo recibido en la sangre. Por eso fue en lo personal en lo que incidió su hermana, en cómo recogió de su madre el amor por este mundo y, en especial, por el Cristo de la Piedra, y en cómo para el pregonero las palabras, amistad, sentimiento, arte y transparencia tienen un significado especial.
Desde la infancia
El Pregón que ayer ofreció Ángel Luis González vino marcado, como no podía ser de otra forma, por dos elementos fundamentales en lo que a su vida y a su vinculación con la Semana Santa se refiere, su madre, Mari, fallecida hace unos años a causa de una enfermedad, y la devoción que ésta le inculcó desde muy pequeño por el titular de la Hermandad de Humildad y Paciencia, el Cristo de la Piedra. Fueron éstos los pilares en los que, adornados y sustentados por otros elementos adyacentes, apoyó su discurso, a veces en la más recia y directa de las prosas, y otras en los versos magistralmente hilados y sentidos.
Pero tampoco faltaron referencias al resto de hermandades y cofradías de la ciudad, y en especial a dos corporaciones con las que el pregonero mantuvo en su día una estrecha relación. Por un lado, Ángel Luis González describió cómo sus primeros pasos cofrades los dio sobre el mármol de la Iglesia Conventual de las Madres Agustinas, cuando entró a formar parte de la Hermandad del Nazareno, una advocación que sigue llevando en un lugar especial de su corazón. La otra, la de Jesús del Amor, hermandad recientemente constituida como tal en la ciudad y en cuyo proceso de constitución participó.
Las imágenes marianas de la localidad, encabezadas por la Patrona y representadas en la Magna celebrada el pasado mes de agosto, también fueron ensalzadas por el pregonero, dejando así patente su honda devoción a la figura de la Virgen.

el Recuerdo para dos cofrades chiclaneros

En varios momentos de su Pregón, el pregonero no quiso tampoco dejar pasar la oportunidad de rendir un sentido homenaje a dos figuras relevantes de la Semana Santa chiclanera y que ya no están entre nosotros, Francisco Vela y Juan Soto, dos cofrades que durante las décadas de ejemplo y presencia en las hermandades del Nazareno y Borriquita fueron una referencia para él, y así lo quiso dejar patente ayer, con sendos versos que arrancaron los aplausos del respetable por justos y sentidos.

una crítica para seguir creciendo

Tampoco faltó durante la intervención ayer de González Bueno un momento para reivindicar el papel de la Semana Santa, de las cofradías y de los cofrades en la sociedad, la cultura y el arte en la actualidad, así como una mirada introspectiva para reclamar una autocrítica que ponga el acento en las incoherencias y las desavenencias propias de este mundo, una reflexión necesaria en palabras del propio pregonero con el objetivo de superar estas imperfecciones y avanzar en el verdadero sentido y la esencia del cofrade.
La importancia del culto, la formación y la caridad como pilares fundamentales de las hermandades fue otro de los mensajes que Ángel Luis quiso dejar sobre la mesa.

Arte y música como broche

Los sones de las marchas Lágrimas tú eres mi Esperanza y Mi Amargura pusieron la nota musical al acto, al principio y al cierre del Pregón, unas composiciones magistralmente interpretadas por el joven cuarteto de cuerda y piano encabezado por el violinista chiclanero Jorge Vázquez.
Asimismo, el sentimiento más hondo lo puso el cantaor jerezano Juan Lara, que dotó al pregón del carácter flamenco y sentido que también el pregonero lleva a gala y que puso de manifiesto momentos antes en un cierre cargado de emoción y sentimiento dedicado a la Virgen de Lágrimas y Esperanza y al compás del violín.

La nueva hermandad se cuela en el Pregón

La última de las hermandades en incorporarse al elenco de corporaciones de la ciudad tuvo ayer un protagonismo especial ya que el reciente anuncio por parte del Obispado de la aprobación como Hermandad Sacramental de San Juan Bautista, Santo Patrón de Chiclana, del hasta hace poco grupo parroquial del mismo nombre, tuvo su reflejo en las palabras tanto del secretario del Consejo, como del propio pregonero, que le dedicó una felicitación y su congratulación por este hecho. Sin duda, la noticia llega en un momento especial, a escasos días del comienzo de una nueva Semana Mayor.
Fuente: Diario de Cádiz.

Comentarios